Telepsicología: El psicólogo en casa

Para explicar qué es la telepsicología, tengo que referirme primero a un término más amplio en el que se enmarca: la telesalud.

La Telesalud es la utilización de las  tecnologías de comunicación para proporcionar servicios de atención sanitaria a  distancia. A través de ella se eliminan las barreras de distancia y se mejora la igualdad de acceso a servicios que de otra manera no estarían disponibles para todos. La telesalud es un término que incluye muchas disciplinas relacionadas como pueden ser la telemedicina, la telepsiquiatría o la telepsicología.

La telepsicología presta servicios a distancia principalmente a través de Internet, mediante chat, correo electrónico, mensajería instantánea y videoconferencias. Aunque también podemos hablar de telepsicología cuando se emplea como herramienta de comunicación el teléfono. Todo ello basado en un intercambio de información entre el psicólogo y el cliente y en el desarrollo de unas sesiones estructuradas. Sus competencias son muy amplias, desde posibilitar un diagnóstico, realizar consultas puntuales, hasta utilizar ésta como medio de tratamiento.

Es importante diferenciar entre la telepsicología y la psicología online. Esta última consiste en sitios web mecanizados y, en muchos casos, independientes de un psicólogo, que proporcionan información sobre psicología, contienen test, foros de discusión, etc. Algunos de ellos prestan ayuda psicológica, pero de forma leve.

Indudablemente, los avances tecnológicos están modificando la manera en que los individuos en general se relacionan, se comunican y viven su realidad cotidiana. Los profesionales de la psicología no se han quedado al margen de esta influencia, pues las tecnologías que raramente se utilizaban hace una década, como  el correo electrónico, la videoconferencia, etcétera, se han convertido en la actualidad en métodos comunes de diagnóstico, terapia, educación y entrenamiento. Salud, educación, trabajo y ciencia son espacios de desarrollo humano que se han visto modificados por el uso de las nuevas tecnologías. En el ámbito de la salud, el uso de las tecnologías de la información y comunicación ha dado origen a nuevas formas de prestar asistencia a personas ubicadas en espacios muy distantes entre sí.

Tal vez las ventajas más importantes del uso de herramientas basadas en internet en el campo de la psicología sanitaria, de acuerdo a Glueckauf y cols. (2003) sean:

·       La posibilidad de proveer servicios de salud a través de la distancia geográfica a poblaciones desprotegidas. Internet puede ser la única posibilidad de proveer asistencia en áreas remotas donde el personal especializado y las facilidades son escasas.

·       La posibilidad de incrementar la calidad de la información y servicios de salud en áreas particulares o para poblaciones específicas. Los servicios de salud en línea podrían también reducir la brecha de calidad entre tratamientos a diferentes grupos demográficos, los cuales no tienen las mismas oportunidades para recibir atención médica y psicológica por parte de las instituciones públicas de salud. Los que se oponen a la terapia en línea afirman que este servicio se limitaría a clientes que son lectores y escritores razonablemente educados, lo que llevaría a considerar el asunto del elitismo. Sin embargo, la piedra angular de la psicoterapia es el lenguaje, y se basa justamente en las habilidades y destrezas intelectuales tanto del usuario como del terapeuta, no importando si es en línea o cara a cara.

·       La posibilidad de asegurar el servicio médico y psicológico para los trastornos crónicos, reduciendo así los costos de la asistencia tradicional. Aún cuando los informes sobre el costo-beneficio real de los programas de telesalud son escasos, es muy probable que las interacciones terapeuta- paciente en línea permitan ahorrarse costos individuales, sociales y económicos, por ejemplo, en las sesiones de seguimiento o en fases avanzadas del tratamiento.

·       La tendencia creciente de los pacientes a preferir la atención online en su propia casa. “Estar en línea” es cada vez más común entre la gente y cada vez más personas llevan a cabo sus actividades diarias en la web, incluyendo aquéllas relacionadas con la búsqueda de ayuda psicológica. Podría incluso vislumbrarse el uso de la web para brindar servicios de salud mental a grupos en condiciones restringidas como prisiones, casas de asistencia social, etcétera.

Aunque la telepsicología es relativamente reciente, las principales organizaciones profesionales de la Psicología, tanto internacionales (como la APA) como nacionales (el Consejo General de la Psicología de España) han elaborado guías y recomendaciones para la prestación de estos servicios con las máximas garantías éticas y profesionales.

Por ejemplo, el Colegio de Psicológos de Madrid ha presentado recientemente un documento con las competencias del psicólogo para la prestación de servicios de Telepsicología, destacando la importancia de la formación de los profesionales que se deciden a emplear las nuevas tecnologías en la prestación de sus servicios.

También la Asociación de Especialistas en Atención Psicológica por Videoconferencia, en su Guía de Buenas Prácticas, señala la importancia de que los profesionales de la Psicología que van a prestar sus servicios mediante esta herramienta de comunicación, cuenten con una formación adecuada:

  • La atención psicológica por videoconferencia (APV) se llevará a cabo por profesionales legalmente capacitados para la práctica profesional de la Psicología en cualquiera de las especialidades contempladas por las legislaciones de su lugar de residencia habitual.

  • Los profesionales que lleven a cabo APV contarán con una formación específica y acreditada para la prestación de sus servicios, que incluya tanto aspectos básicos de informática, Internet o herramientas web, como aspectos legislativos, de seguridad e investigación en el ámbito de la Telepsicología.

  • La APV está sujeta a los mismos estándares de calidad/competencia/código deontológico que la atención psicológica prestada por medios más tradicionales, teniendo en cuenta sus características específicas.

Desde mi punto de vista, es muy importante que las organizaciones profesionales velen porque la Telepsicología se lleve a cabo con calidad, rigor y profesionalidad, pero a la vez, también es fundamental que los clientes  se aseguren de ser atendidos por profesionales con una cualificación acreditada y para ello tienen que contar con información, ya que este ámbito de la Psicología, aunque se va extendiendo paulatinamente, aún es bastante desconocido.

Temas relacionados:
blog